Delitos contra la seguridad del tráfico

Negarse a soplar

Negarse a someterse a cualquier prueba solicitada por la Policía o la Guardia Civil es directamente considerado un delito y se deberá acudir al Juicio Rápido en la fecha que indique la posterior notificación. La condena por este delito es de prisión de 6 meses a 1 año y privación al derecho de conducir por 1 a 4 años. Negarse a soplar en una segunda prueba también se considera delito, aunque se haya accedido a soplar en una primera ocasión.

 

Existen casos de concurso de delitos: si los agentes consideran que el conductor presenta síntomas que demuestren que está conduciendo bajo los efectos del alcohol o drogas. En este caso, al ser un concurso ideal de delitos,  significa que las condenas podrían ser considerablemente superiores.

Conducción temeraria

Si se ha generado una situación de riesgo al volante que haya puesto en peligro la vida de los demás, se puede ser acusado de este delito. Pero, para que se considere delito como tal, la temeridad debe ser evidente, notoria  y el riesgo efectivo. Además, las personas cuya vida fue puesta en peligro deben estar identificadas. Por ejemplo, si un conductor se salta un semáforo, mientras están cruzando unos peatones y en vez de frenar acelera, se puede considerar este delito, ya que ha puesto en peligro la vida del resto de usuarios de la carretera.

 

Para este tipo de delito el Código Penal establece las siguientes condenas: pena de prisión de 6 meses a 2 años, y la retirada de carnet de 1 a 6 años. Esta condena puede aumentar si además el conductor circulaba bajo los efectos del alcohol o drogas o en caso de haber un accidente con lesionados.

Conducir sin carnet

conducir-sin-carnet

Conducir con el carnet caducado, sin puntos o sin haber obtenido nunca el permiso es considerado como un delito. Las penas por este incluyen prisión de 3 a 6 meses, o una multa de 12 a 24 meses o trabajos en beneficios de la comunidad de 30 a 90 días.

 

Si, además, se comprueba que se conduce sin carnet por una retirada previa del mismo, supone un quebrantamiento de condena, lo que aumenta las posibilidades de ser condenado a pena de prisión.

Exceso de velocidad

exceso-de-velocidad

Conducir con una velocidad que supere en 60 km/h la permitida en vía urbana y en 80 km/h en interurbana, se considera un delito contra la seguridad del tráfico. Se utilizan medios como un radar móvil o fijo para captar estas infracciones. Normalmente el conductor recibe la notificación con la fecha para juicio rápido en pocos días. En este caso, el Código Penal recoge: pena de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses y la privación de conducir vehículos a motor de 1 a 4 años.

¿Cómo puede ayudar un abogado?

abogado-delitos-de-trafico

Acudir con un abogado a cualquier juicio rápido por delitos de tráfico es una obligación, como así lo exige el Código Penal. Será éste quien represente procesalmente al investigado, quien se ocupe de su defensa jurídica y quien debe negociar la condena con el Ministerio Fiscal. En caso de que la acusación sea discutible, es fundamental su rol para defender los intereses del investigado. Sea cual sea el caso, te recomendamos que elijas a un abogado que sea especialista en delitos de tráfico, pues cada tipo de delito tiene una posible complicación específica.

Teléfono*


He leído y acepto la política de privacidad y la clásula RGPD

Llámanos